miércoles, 9 de marzo de 2011

El Pensamiento Económico en los siglos XVII y XVIII

Mercantilistas

Con la conquista de Granada por los Reyes Católicos comienza la integración de¡ emirato nazarí en la Corona de Castilla. La apertura, poco después, de la ruta americana beneficia notablemente la economía andaluza. A medida que se van poblando las tierras nuevas, surge una creciente demanda para los productos de la metrópoli. Como contrapartida llegan a Sevilla, punto de concentración de¡ comercio americano, grandes cantidades de oro y plata producidas a bajo coste por la mano de obra indígena. Esta afluencia de metales preciosos debe considerarse como una causa importante del alza de precios que se manifiesta primeramente en Andalucía, y que después se extiende a toda la Península.

La primera mitad del siglo XVI es para Andalucía una época de optimismo y prosperidad. El centro de gravedad del gran comercio internacional, hasta ahora ubicado en Italia y los países nórdicos, se traslada a las plazas españolas. Mercaderes y banqueros extranjeros se dan cita en Sevilla. Aumenta también el número de negociantes españoles capaces y deseosos de cosechar las ganancias del comercio nuevo.



Fisiocratas
 
Este termino significa "Gobierno de la Naturaleza", fue desarrollado por el medico francés Francois Quesnay, al cual se le considera el padre de las ciencias económicas y el primero que visualizo una economía en términos de fuente de riqueza.

En el fraile dominicano, Tomás de Mercado, tenemos un insigne representante de¡ pensamiento salmantino. Natural de Sevilla, se marchó muy joven a Méjico, donde tomó el hábito de la Orden de Santo Domingo. Estudió allí, llegando a ser Prior del Convento de la capital. Regresó a España para completar sus estudios en Salamanca. Residió algún tiempo en Sevilla, y murió el año 1575 en el mar, de retorno a Méjico. Su manual de moralidad mercantil, dedicado al Consulado de Mercaderes de Sevilla y publicado en 1569, no solo constituye un valioso documento descriptivo sino también se puede considerar como uno de los antecedentes teóricos más interesantes y profundos de su tiempo.
'Ansi', los previene, 'de cien juramentos que hagan (los comerciantes) sin exageración alguna, los ciento y uno serán perjuros'

Pero en su exposición de la ley natural Fray Tomas emplea un lenguaje sobrio y elevado, y, en el prólogo a su obra, un ambicioso estilo oratorio, como para demostrar que el también sabe manejarlo.

Laissez-faire, laissez-paser


Esta fase se desarrollo por los fisocratas y significa "Dejar hacer, Dejar pasar".
Sus postulados son:
La no intervención del estado en la economía.
El optimo funcionamiento de la economia puede obtenerse al permitir que la mano invisible, "Ley de la Oferta y la Demanda", actue sin ninguna interferencia.
Describe con precisión Fray Tomás los sospechosos contratos que se emplean, muchas veces, para burlar la ley. Hasta la complicada técnica de un juego de naipes la desenvuelve para explicar lo que significa el riesgo en un contrato aleatorio. Con razón nos dice el bueno de Fray Tomás, reflriéndose al no menos complejo arte de los cambiadores, que pretende 'hacer este servicio a los Padres Confesores, que con su gran recogimiento no pueden alcanzar el praxis de negocios tan enmarañados'.

Mercado nos ofrece una teoría del precio o del valor -términos que emplea indistintamente- completa y equilibrada. Tiene en cuenta la intervención del Estado en los precios, la importancia del mercado de libre competencia, las situaciones de competencia imperfecta y de monopolio, y los factores subjetivos y objetivos que influyen en el precio, dando una importancia preponderante a la 'estimación' o utilidad, y a la escasez.

Es una doctrina Económica que externaba que un Estado se considera rico cuanto mas oro y plata tenga, además surgió durante la decadencia del feudalismo y en ella se reflejan los intereses del capitalismo comercial.

Balance monetario y Balance Comercial
Al igual que cada empresa cuanta con un balance en el cual se refleja en la situación comercial y financiera de esta, los países cuentan de la misma manera con él, pero a nivel macroeconómico, el cual señala la situación del país con otros países.
Agudo observador de¡ mundo de los negocios, resucita Fray Tomás para nosotros la bulliciosa vida comercial de Sevilla, donde un banquero 'abarca un mundo y abraza más que el Océano, aunque a veces aprieta tan poco que da con todo al traste'.

Mercado escribe en lengua castellana y en un estilo llano y vivaz. En su trabajo, mas que en el de cualquier otro economista andaluz, se percibe el verdadero sabor de la tierra. Sus lectores sevillanos bien podían gustar las típicas hipérboles que remachan una doctrina:

Tabla Económica

Fue publicado por el doctor Francois Quesnay en 1758, es el primer intento de analizar la circulación de la riqueza y repartición entre las diversas clases sociales.
Otra aportación interesante es la asimilación, clara y coherente, de la teoría del valor, tanto de los bienes como del dinero, al análisis de los cambios extranjeros. Para Mercado el cambio exterior debe determinarse en función del poder adquisitivo (la 'estima') de las monedas cambiadas. En cuanto a su teoría del interés, Fray Tomás se aparta un poco de otros tratadistas de la escuela de Salamanca, manteniendo una postura algo más severa y restrictiva.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada